Telemedicina: Descubre qué es, para qué sirve y cuáles son sus tipos

Equipo Editorial Sofía

mayo 21 2020

La telemedicina — conocida también como "videoconsultas" — es una de las grandes ventajas de la transformación digital en nuestras vidas. Ya que, gracias al surgimiento de las nuevas tecnologías, para recibir un diagnóstico médico no es necesario salir de casa.

Piensa que esta herramienta le ha dado la posibilidad a los profesionales de la salud de prestar servicios de medicina y a los pacientes de recibirlos, independientemente de la distancia que los separa.

¿Quieres conocer más al respecto? Entonces te recomiendo que leas este post en el que te explicaremos qué es la telemedicina, para qué sirve, cuáles son sus tipos y más.

¿Qué es la telemedicina?

Para entender mejor todo este tema, primero revisemos lo que dice la Organización Mundial de la Salud, quien define la telemedicina como:

... la práctica de la atención médica con la ayuda de comunicaciones interactivas de sonido, imágenes y datos; ello incluye la prestación de asistencia médica, la consulta, el diagnóstico y el tratamiento, así como la enseñanza y la transferencia de datos médicos. 

En otras palabras, es todo acto médico en el que no existe contacto físico directo entre el profesional y el paciente, o entre varios profesionales y, se realiza a través de algún sistema de telecomunicaciones.

Con esto en mente, podemos destacar de la telemedicina que:

  • Tiene como objetivo mejorar los resultados de salud
  • Su propósito es proporcionar apoyo clínico sin importar la distancia. Por ende, permite superar las barreras geográficas
  • Usa como medio las Tecnologías de la Información y la Comunicación

¿Existe diferencia entre la telemedicina y la telesalud?

La respuesta es: ¡Sí! La telemedicina — o "videoconsultas"— es un subconjunto de la telesalud (al igual que la teleducación, telediagnóstico, informática médica, salud móvil, entre otros).

Tomando en cuenta lo anterior, la telemedicina abarca el uso de la tecnología para tratar a los pacientes, mientras que la telesalud también cubre servicios no clínicos a distancia como educación para la salud, campañas, etc.

¿Para qué sirve la telemedicina?

El personal de salud puede utilizar la telemedicina para monitoreos del progreso de una enfermedad, pruebas de diagnóstico y en consultas con especialistas — por ejemplo de medicina interna, psiquiatría, dermatología, oftalmología, oncología, obstetricia y rehabilitación física, entre otras — que están fuera del lugar en donde vive el paciente.

Además, es ideal si al paciente se le dificulta estar en consulta física debido a que:

  • Está de vacaciones
  • Tiene dificultad para ir al consultorio, ya que no cuenta con alguien que cuide a sus hijos en casa
  • Necesita agendar una cita fuera del horario normal del consultorio médico
  • Tiene un padecimiento que no es de emergencia (de primer contacto)
  • Necesita resurtirse de recetas médicas
  • Le entregaron resultados de laboratorio y su médico tratante debe examinarlos
  • Se encuentra en horario laboral.

Un punto clave es que con las videoconsultas pueden, además, tratar diversas enfermedades y padecimientos entre los cuales encontramos:

  • Asma, infecciones respiratorias y sinusitis
  • Alergias
  • Artritis
  • Bronquitis
  • Resfriados y gripe
  • Diarrea o estreñimiento
  • Fiebre
  • Picaduras de insectos
  • Faringitis
  • Conjuntivitis
  • Erupciones, infecciones o inflamación en la piel
  • Dolor de garganta
  • Dolores de cabeza
  • Vómitos, acidez y náuseas
  • Esguinces
  • Infecciones de vejiga y tracto urinario
  • Molestias y dolor articular

¿Cuáles son los tipos de telemedicina?

Actualmente, los expertos clasifican 3 grandes grupos:

1. Cuidado de salud interactivo

Permite a los pacientes interactuar y comunicarse en tiempo real con sus médicos tratantes a través de videoconsultas, llamadas telefónicas, aplicaciones móviles o por mensajes de texto.

A través de éste, tanto las consultas médicas, el diagnóstico de una patología, la asistencia médica diaria, entre otros, pueden llevarse a cabo con la telemedicina sin ninguna diferencia significativa en comparación a la calidad de atención que reciben los pacientes en las visitas tradicionales a los consultorios.

2. Monitorización de pacientes a distancia 

Permite que los pacientes con enfermedades crónicas sean monitoreados remotamente por los profesionales de la salud utilizando una amplia gama de tecnologías de telemedicina.

De esta forma, los médicos vigilan los parámetro fisiológicos y biométricos de un paciente (peso, presión arterial, electrocardiograma, glucemia, saturación de oxígeno en sangre, entre otros).

Al recopilar los datos, los doctores los revisan y toman una decisión respecto a si es necesario algún tipo de acción concreta.

3. Creación de un expediente médico electrónico

Este tipo de telemedicina permite capturar y almacenar los datos clínicos del paciente para crear un historial y una base de datos confiable y completa.

Además, con esta tecnología también es posible transmitir los datos e información a un médico especialista para que este evalúe e interprete a distancia la condición del paciente, ya sea en el momento del envío o para su revisión posterior.

Ventajas de la telemedicina

La telemedicina comenzó como una alternativa para atender las necesidades médicas de poblaciones rurales con acceso limitado.

Sin embargo, está abriéndose paso entre la medicina tradicional presencial debido a su gran alcance e inigualables ventajas. Entre las cuales destacan:

  • Mejora el trabajo en equipo y la comunicación entre los profesionales implicados. Además, ayuda a transmitir información y favorece a el acceso a los datos de consultas anteriores
  • Permite el intercambio de conocimiento entre los profesionales y facilita que estos compartan opiniones y consejos para tomar las mejores decisiones para sus pacientes
  • Ayuda a que los pacientes ahorren tiempo y dinero debido a que logra evitar que se transporten al consultorio de su médico
  • Para los pacientes, aumenta la posibilidad del acceso a una atención de calidad, ya que permite acceder a una mayor cantidad de medicos especialistas, expertos en diferentes patologías
  • Posibilita, a través de nuevas tecnologías, la realización de ejercicios de rehabilitación y terapia en centros especialistas o en el hogar del paciente

¡Esto es todo!

Las videoconsultas se encuentran en constante evolución, ya que incorporan nuevos avances de la tecnología y se adaptan a las cambiantes necesidades del sector salud y a la sociedad.

Y tú, ¿estás dispuesto a hablar con un doctor a través de una videoconsulta? ¿Crees que es un paso necesario que la sociedad debe tomar? ¿Cuáles piensas que son las desventajas de esto? Déjanos tus dudas y comentarios en la sección de comentarios. ¡Te responderemos!

Compartir

Equipo Editorial Sofía

Queremos cambiar la manera en la que cuidas tu salud.

Suscríbete a nuestro blog