Primera semana de embarazo: ¿qué te espera?

Equipo Editorial Sofía

marzo 23 2020

Uno de los momentos más emocionantes en la vida en una pareja y, particularmente, de la mujer es cuando descubre que está esperando un nuevo bebé; pero, ¿qué sucede durante la primera semana de embarazo? ¿Es posible sentir cambios en el organismo desde el día uno?

Si alguna vez te has preguntado cómo afrontar esos primeros días que, por lo general, vienen cargados de nervios y, por supuesto, mucha emoción, la respuesta realmente es más sencilla de lo que pensamos y ahora te explicaremos el porqué.

¡Empecemos!

1. La primera semana de embarazo es un sí, pero no

Podría parecer un poco confuso, pero durante la primera semana de embarazo las mujeres aún no albergan ningún tipo de gestación en su cuerpo. Lo que pasa es que aún resulta complicado determinar al cien por ciento el momento exacto en el que ocurre tanto el proceso de ovulación como el de concepción.

Esto pasa porque cada organismo funciona de manera diferente, según la edad, la carga hormonal, el estado de salud y algunos otros factores.

De ahí que para la mayoría de los médicos obstetras, el embarazo empieza a contarse a partir del primer día que pasa después del último periodo menstrual que tiene una mujer.

Por eso es tan común que cuando las mujeres descubren que están embarazadas, es porque con seguridad ya se encuentran entre la tercera y cuarta semana de gestación, que es justo cuando se percatan de que su periodo menstrual se ha retrasado.

2. Algunos síntomas se manifiestan

Aunque no haya certeza sobre cuándo exactamente se da la concepción, sí es posible que desde la primera semana de embarazo comiences a experimentar algunos síntomas que son muy similares a los típicos de un periodo menstrual. Esto se debe a que, a pesar de que no haya un embrión a la vista todavía, hay un proceso de preparación de un óvulo que espera ser fecundado y albergado en el útero.

Algunas de las señales que podrías experimentar en esta etapa, son:

  • sangrado vaginal;
  • dolor en la espalda baja o calambres;
  • hinchazón o sensibilidad en los senos;
  • fatiga, cambios de humor y dolores de cabeza.

Eso sí, no todas las personas pasan por estos síntomas, por lo que es posible que solo tengas algunos de estos.

3. Tu organismo hace el trabajo desde el interior

Durante la primera semana de embarazo, los grandes cambios suceden en el interior. El órgano reproductor prepara cada una de las fases necesarias para poder concebir.

El cuerpo libera el óvulo viejo que no fue fecundado y comienza a formar el revestimiento uterino que albergará el siguiente óvulo que venga y que con suerte será el que fertilice y comience a gestar.

A nivel hormonal el cuerpo también registra ciertos cambios en esta primera semana de embarazo. Las hormonas foliculoestimulantes y las luteinizantes comienzan a estimular el desarrollo de varias bolsas en los ovarios, conocidas también como folículos.

Eventualmente estos folículos ayudarán a liberar un óvulo maduro que con el paso de las semanas será un bebé.

Otras consideraciones

Durante el embarazo, es importante que modifiques algunos de tus hábitos para que puedas tener un estado de salud óptimo para ti y para tu bebé. ¿Te gustaría conocer algunos consejos que son útiles para que vivas esta etapa a plenitud? En caso de que tu respuesta sea positiva, ¡sigue leyendo!

I. Toma vitaminas prenatales

Aunque no tengas certeza de tu estado y seguramente no lo confirmes hasta que hayas entrado a la tercera o cuarta semana de gestación, comienza a tomar algún suplemento vitamínico de carácter prenatal, que incluya ácido fólico.

Está demostrado que tomar folato antes de quedar embarazada reduce el riesgo de defectos del tubo neural, los cuales generalmente se manifiestan durante las primeras semanas de gestación.

II. Elimina los malos hábitos

Si estás en la búsqueda de quedar embarazada, aprovecha esta etapa como un pretexto para mejorar algunos aspectos de tu salud que pueden tener un impacto en tu día a día y a largo plazo.

En este sentido, trata de disminuir tu consumo de bebidas alcohólicas y la cantidad de cigarros que fumas. También, evita saltarte comidas o hacerlas siempre fuera de casa, pues la alimentación también es un factor importante para tu bienestar.

Tu cuerpo se va a preparar para crear una nueva vida y tú debes asegurarte de estar en un estado de salud óptimo.

III. Incorpora rutinas saludables

Los hábitos saludables sólo deben ponerse en práctica previo a la concepción, si no durante todo el embarazo. Entre las rutinas saludables que debes incluir en tu vida debes enfocarte en una ingesta constante y abundante de agua, intentando eliminar por completo las bebidas artificiales y azucaradas.

Intenta, además, crear una rutina de ejercicios que al menos te ayude a mantenerte activa y no permanecer en estado sedentario. Esto te ayudará a llevar un embarazo más sano y con menos fatiga, y te ayudará a mejorar la calidad del sueño durante este proceso tan lleno de cambios.

¡Esto es todo!

Si repasamos esta lectura podríamos concluir que la primera semana de embarazo posiblemente pase por ti de forma desapercibida, puesto que las manifestaciones más importantes vendrán con el paso de los días.

De todas maneras, si te encuentras en la búsqueda planificada de un bebé, puede que con la ayuda de aplicaciones digitales o controlando los tiempos de tu ciclo menstrual, puedas tener una idea más precisa de cuando ocurra esta semana que por lo general suele pasar de forma silenciosa.

Ten en cuenta que, aunque aún no lo sientas, posiblemente una vida ya empieza a formarse dentro de ti y ante esa posibilidad lo más recomendable es tomar en cuenta todos los consejos posibles y aplicarlos de forma responsable.

Si te gustó la información que acabas de leer y quieres compartir tus inquietudes con nosotros, escríbenos en el apartado de comentarios. ¡Nos encantaría saber de ti!

Compartir

Equipo Editorial Sofía

Queremos cambiar la manera en la que cuidas tu salud.

Suscríbete a nuestro Blog