¿Por qué es importante comer saludable? Considera estos 4 hábitos

Edgar Abraham Núñez García

mayo 12 2020

Si hay una recomendación de salud que ha estado vigente por más de 24 siglos, es la receta del padre de la medicina, Hipócrates: "Que tu alimento sea tu medicina". Es por eso que en este artículo expondremos algunos hábitos que pueden ayudarte a mantener una alimentación saludable, fuente de bienestar físico para ti y tu familia.

Toma en cuenta que en la actualidad, prácticamente en el mundo entero, existe un aumento muy fuerte de personas con obesidad, un importante factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardíacas o diabetes, por citar solo un par de ejemplos.

La alimentación poco saludable basada en productos industrializados (refinados, endulzados, con grasas trans, conservadores, colorantes, saborizantes) es, sin duda, una de las principales causas de estos problemas.

Y es que nunca antes hemos estado tan tentados a consumir la llamada “comida chatarra”, bien sea por prisa, comodidad, costumbre, moda o simple desconocimiento. Así, las consecuencias de este estilo de alimentación son muy claras y afectan la calidad de vida de millones de personas. 

En este contexto, decidimos poner sobre la mesa el principio hipocrático de buscar la salud a través de la alimentación. Así que, si eres de quienes han decidido cuidar de sí mismos, es momento de convertir los alimentos en fuente de bienestar físico.

A continuación, te describiremos 4 hábitos simples que puedes adoptar para lograrlo. ¡No te los pierdas!

1. Come más despacio

En este punto nos referiremos al tiempo que usas para comer.

Si eres de las personas que “devora” su comida a la velocidad del rayo, te comentamos que ese mal hábito es de los primeros que debes corregir; oler, masticar, degustar, saborear y sentir los alimentos, es un hábito alimenticio que debes desarrollar para tener una alimentación saludable.

Comer rápidamente impide al cerebro “darse cuenta” de que ya no tienes hambre y, en consecuencia, comes más de lo realmente necesario. En esas ocasiones, cuando tu cerebro recibe la señal de que estás satisfecho, regularmente ya has comido más de la cuenta.

Para ayudarte a adoptar el hábito de comer lentamente, te recomendamos buscar tu “momento especial” para comer. Bien sea con tu familia, amigos o compañeros de trabajo, e incluso si tu rutina te obliga a comer solo, pensar en la comida como en un ritual te ayudará a tomarte este momento con más calma.

¿Ventajas? No solamente reducirás la cantidad de alimentos que comes, sino que disfrutarás durante más tiempo el placer de comer.

2. Infórmate

El segundo hábito saludable que queremos recomendarte es que busques información de los alimentos que forman parte de tu dieta. Quizás estés comprando productos muy procesados o estás adquiriendo los alimentos correctos, pero preparándolos de manera inadecuada.

Para la primera situación (comprar alimentos poco saludables), te recomendamos leer las etiquetas. En estas aparece información nutricional y también los ingredientes que contiene el producto.

Casi siempre los productos procesados tienen exceso de sal, azúcares añadidas, grasas poco saludables. Por eso es mejor que desarrolles el hábito de ir “por lo seguro”: si compras tomates estarás comprando justo eso: tomates. En cambio, si compras salsa de tomate, estás llevándote a casa ingredientes que no siempre son saludables.

Prioriza, entonces, la compra de alimentos sin procesar (carne, huevos, vegetales frescos o deshidratados, nueces, frutas de temporada).

Para el segundo caso (que compres los alimentos correctos, pero que los prepares en forma inadecuada), busca información sobre técnicas de cocina saludable.

Como introducción básica y efectiva, no comas frituras. Solo con eso estarás evitándole a tu cuerpo la ingesta de gran cantidad de grasas poco saludables.

3. Toma el "líquido vital"

No se sabe exactamente cuánto azúcar puedes consumir si eres aficionado a los refrescos. Sustituirlos por jugos o licuados puede ser una idea equivocada, ya que muchas veces estas bebidas dejan de ser saludables al ponerles azúcar.

Así que uno de los hábitos alimenticios que debes agregar de inmediato a tu día a día es el de beber agua. Te aseguramos que nada calmará mejor tu sed que el “líequido vital”.

Aunque los primeros días podrías notar que tu cuerpo “te pide” refrescos —ya que estos son adictivos—, solo es cuestión de darte unos días de tomar agua como bebida regular para que empieces a amarla.

Este es un gran paso en el camino hacia una alimentación que te dé mayor bienestar físico.

4. Toma en cuenta la cantidad

Ya te acostumbraste a comer despacio, sabes qué alimentos son los mejores para tu dieta, sustituiste los refrescos por agua, pero te comes medio kilogramo de nueces en una tarde. Si es así, ¡detente! Aunque lo hayas hecho despacio, hayas bebido agua y las nueces tengan vitaminas y minerales, igual podrías tener un problema.

La alimentación saludable implica cierto control de las cantidades que comes, ya que el cuerpo te pide energía (calorías) según su actividad. Así, lo que le des en exceso será almacenado como grasa en tu cintura (y en otro sitios de tu cuerpo) aunque venga de excelentes fuentes alimenticias.

Este mismo principio de medir las cantidades que te comes puede ser usado para saltarte el patrón “saludable” de vez en cuando (cuando decimos de vez en cuando, nos referimos a máximo una vez por semana).

Y es que si sueñas con el helado de chocolate (o con las galletas de chispas, bolsa de papas fritas, o con algún otro dulce o botana), date un gusto de vez en cuando. Si sigues la regla de la porción adecuada, es decir, si te comes una sola bola de helado, o un par de galletas una vez por semana, no habrás roto tu régimen alimenticio saludable y podrás conservar tu bienestar.

¡Bien! Ya expusimos 4 hábitos de alimentación que, si los adoptas, mejorarán tu bienestar físico ayudándote a mantener tu peso ideal, reduciendo tu riesgo de enfermedades y aportándote mayor energía.

Los beneficios de una alimentación saludable los verás a corto y a largo plazo, pues tener mayor salud te permitirá vivir más tiempo y disfrutar más del tiempo que vives.

¿Qué opinas? ¿Tienes alguna sugerencia para crear hábitos de alimentación saludable? ¡Déjanos un comentario!

Compartir

Edgar Abraham Núñez García

Director Médico en Sofía. Cirugía General.

Suscríbete a nuestro blog