Conoce las consecuencias del consumo excesivo de alcohol 

Edgar Abraham Núñez García

mayo 8 2020

Desde que estamos muy chicos, casi como una cuestión cultural, nos han repetido cuáles son las consecuencias del consumo de alcohol. Sin embargo, en la mayoría de los casos, nos han dado esta información de manera muy superficial. Por eso, la idea de este artículo es explicarte un poco más a detalle el tema y ayudarte a entender cómo cuidarte.

Las bebidas alcohólicas tienen fanáticos y detractores, como casi todo en la vida. Y aunque se sabe que el alcohol tiene puntos a favor, tales como su relación con las tradiciones culturales, la conservación de algunos alimentos e incluso su uso medicinal, actualmente la mayor parte de su consumo tiene carácter recreativo y social.

Te invitamos a leer hasta el final este texto para que tengas información que te permita tomar conciencia acerca de un tema que forma parte del día a día de millones de personas: el consumo excesivo de alcohol.

¿Qué se entiende por “consumo excesivo”?

El alcohol es una sustancia considerada legal en la mayoría de los países. Las marcas de productos alcohólicos tienen publicidad (aunque cada vez menos) y buscan posicionarse como símbolos de estatus y felicidad.

Y es que disfrutar de un buen rato con amigos, gozando del efecto desinhibidor del alcohol e incluso de su poder sedante, puede ser positivo siempre que se haga de manera responsable y dentro de ciertos límites.

Para empezar, hablemos de qué se entiende por “consumo excesivo”. Según información citada en la web de Clínica Mayo, se calcula que un hombre que consume 5 o más raciones de alcohol en 2 horas; o una mujer que en el mismo lapso toma 4 raciones de alcohol, está incurriendo en exceso de consumo.

Esta velocidad de consumo produce que el cuerpo se cargue con más alcohol del que puede procesar, hasta el punto de poder producirse un estado de coma en los casos más extremos.

Ahora bien, cuando no hablamos de un momento específico, sino de personas que ven su calidad de vida afectada cuando no consumen alcohol, estamos ante posibles casos de trastorno por consumo de alcohol.

Esto ocurre cuando un sujeto está constantemente pensando en cuándo será el momento de beber o se siente insatisfecho con su vida si no consume alcohol. Más aún, cuando no sabe poner límites a cuánto alcohol ingiere aunque sepa que no limitarlo tiene consecuencias negativas.

A continuación presentamos una lista de 5 consecuencias del consumo excesivo de alcohol que debes conocer. Tener esta información puede ser de gran utilidad para quienes reconozcan que deben moderar su consumo alcohólico, o sepan de alguien que necesite ayuda para hacerlo.

1. Consecuencias del consumo de alcohol para la salud

El consumo excesivo de alcohol afecta el organismo de muchas maneras. Aquí las más destacadas:

  • Enfermedades hepáticas: como el hígado es el encargado de desintoxicar el organismo, sufre cuando se recarga de alcohol. Las principales consecuencias para este órgano son la esteatosis hepática (grasa en el hígado) y la hepatitis crónica.
  • Enfermedad coronaria: el exceso de alcohol se asocia a la hipertensión arterial, la arritmia y los ataques cardíacos.
  • Complicaciones neurológicas: al ser una sustancia psicoactiva, el alcohol afecta el funcionamiento del cerebro y puede generar pérdida de memoria, trastornos del pensamiento y hasta demencia.
  • Nacimiento de bebés con anomalías congénitas: si las mujeres embarazadas consumen alcohol en exceso, ponen en riesgo no solo la vida del feto — el alcohol puede promover el aborto — sino que pueden generar daño irreversible a sus bebés, como problemas cognitivos y de desarrollo.

Sin duda, todo esto es una muestra clara de lo que el consumo excesivo de alcohol puede causar. Eso sí, es importante aclarar que los daños de los que hablamos solo pueden ocurrir cuando no se controla la ingesta, pues en cantidades controladas, el alcohol, según estudios, es capaz de ayudar al organismo.

2. Desarrollo de tolerancia al alcohol y alcoholismo

Cuando se bebe alcohol con frecuencia puede desarrollarse cierta "tolerancia", lo que puede hacer que cada vez se necesite más alcohol para sentir el efecto buscado (por ejemplo, relajación).

Tal situación puede hacer que la persona aumente su ingesta alcohólica, lo que repercutirá de manera negativa en su salud y puede conducir al alcoholismo.

Algunos síntomas de esta dependencia son la necesidad física y/o psicológica de tomar bebidas alcohólicas. También es evidente cuando la privación de esta sustancia provoca síntomas como sudoración, temblores o náuseas (síndrome de abstinencia que se retira al consumir alcohol).

3. Consecuencias psicosociales

Las personas con alcoholismo pueden sufrir de aislamiento social y afectivo. Esto se debe a que convivir con personas que se muestran impredecibles y violentas cuando están en una reunión social, no es agradable.

Y es que algunos tragos no hacen daño a nadie, pero si se abusa del consumo puede llegar a inhibir tanto a un ser humano, que se vuelve incontrolable para sus familiares y amigos. Algo que puede provocar rupturas en las relaciones interpersonales o rechazo.

Es importante tener presente que dentro de las consecuencias del consumo del alcohol de manera excesiva, está el descontrol. Piensa en eso siempre que estés tomando con amigos y familiares para mantener positivo el ambiente.

4. Consecuencias para la seguridad de las demás personas de la comunidad

Una persona que esté intoxicada por alcohol, puede poner en peligro la integridad física de los demás por varias vías.

Por ejemplo, es conocido que el alcohol y el volante son dos cosas que no deben estar juntas jamás. Una persona bajo los efectos de este producto es un peligro para sí mismo y quienes lo rodean.

Consideraciones finales

Aunque hay diversos factores que se han relacionado con el trastorno por consumo de alcohol o alcoholismo, tales como presiones sociales y culturales, antecedentes familiares y depresión, también se conoce que la frecuencia en el consumo de alcohol puede ser clave en su desarrollo.

Así que aunque no se pueda modificar la cultura donde se vive, ni elegir nuestros genes, sí hay algo que podemos decidir: la frecuencia del consumo de bebidas alcohólicas y la cantidad.

¡Nos interesa saber qué piensas del tema! ¿Tienes dudas? Nos encantará poder leer tus opiniones, preguntas y experiencias en la caja de comentarios.

Compartir

Edgar Abraham Núñez García

Director Médico en Sofía. Cirugía General.

Suscríbete a nuestro blog