La prima (de tu seguro): qué es y cómo se calcula

La prima (de tu seguro): qué es y cómo se calcula

Sofía

Una de las típicas frases que escuchamos cuando tenemos acercamiento con el mundo de los seguros es “la prima de tu seguro esto” “la prima de tu seguro lo otro” y como sea cuesta trabajo entender de qué hablan cuando hablan de “prima”. La realidad es que basta con ese término para asustarnos y no querer saber más del tema y es justo lo que queremos evitar con este artículo, explicarte qué es para que no detenga tus ganas de cuidar tu salud.

A grandes rasgos, la prima es lo que te va a costar tener un seguro. Es la cantidad que tú, al contratar, debes pagar a la aseguradora por comprometerse a cubrir los costos y asumir el riesgo en caso de que algo te pase (ya sea una enfermedad o accidente).

Las primas pueden variar de acuerdo a lo que hayas elegido, pueden ser anuales, plurianuales (son por varios años) o fraccionarias. Ésta última se refiere a que tu seguro tiene una vigencia menor a un año y puede ser mensual, trimestral o semestral.

Dependiendo de la compañía o el tipo de seguro que elijas, podrás pagar una prima única: un solo pago que le da vigencia a todo tu contrato o una prima periódica: que se resume en pagar cada cierto tiempo, puede ser al mes, cada tres meses o cada seis.

Dentro de las dudas más comunes siempre están “¿Cómo calculan las aseguradoras la prima de un seguro? ¿Qué variables influyen para fijar la cantidad? ¿Voy a tener que pagar algo más o solo el monto fijo?”

Las aseguradoras toman en cuenta varios factores y variables para calcular lo que tú vas a gastar. Por ejemplo...

Tu edad

Este es uno de los factores más importantes y determinantes al calcular el costo de tu prima porque tu edad aumenta o disminuye la probabilidad de que necesites atención médica. Mientras más crecemos, corremos más riesgos de enfermarnos o de presentar padecimientos crónicos que impliquen tratamientos extensos y por supuesto, costosos. Así que entre más jóven contrates, mejor.

Tu sexo de nacimiento

Esta variable también es importante para el cálculo de la prima, ya que la probabilidad de hacer uso de tu seguro y el tipo de enfermedades que puedes padecer varía si naciste con genitales masculinos o femeninos.

Tu tipo de cobertura

Finalmente, el tipo de cobertura que elijas también impacta en el cálculo de tu precio, si tu cobertura es completa o muy amplia, los costos serán mayores. Existen seguros que ofrecen una cobertura básica y otros que te cubren mucho más cosas y esto hará que su precio varíe.

Cuando hablamos de tipo de cobertura, también podemos referirnos a cómo va a reaccionar tu seguro en caso de que lo necesites. Por ejemplo, si es una póliza de reembolso, vas a pagar más por tu prima, pero la ventaja es que puedes atenderte donde tú quieras y de todos modos te devolverán lo que gastaste.

¿Qué más puede influir en el costo de la prima de tu seguro?

Lo anterior influye directamente en el precio de tu prima “pura” o prima “neta”, o sea que es el cálculo del valor de tu riesgo asegurado. Para calcular tu prima final, o sea lo que desembolsas al dar tu sí, también incluye costos administrativos, como impuestos y costos de emisión.

Al cotizar, el costo total lo verás reflejado en la prima “total” que es el precio final que tú pagarás al asegurarte. Esto incluye la prima neta y cualquier costo de emisión, derechos de póliza, impuestos y demás gastos administrativos.

¿De qué te sirve saber toda esta información? Para comparar entre las diferentes ofertas de seguros y que elijas el producto que más se adapte a tus necesidades.

A parte de tener en cuenta todos estos puntos, es importante que te sientas en confianza con tu agente o aseguradora y que le hagas todas las preguntas que tengas, es su deber contestarte hasta que tú estés más segur@ y tranquil@ de dar este paso muy de adulto para garantizar tu salud.