¿Cómo llevar un estilo de vida saludable?

Equipo Editorial Sofía

marzo 13 2020

Es normal que escuchemos constantemente muchas cosas sobre cómo llevar un estilo de vida saludable y los beneficios que este cambio genera en nuestro cuerpo, pero casi nadie sabe exactamente cómo lograrlo.

Es por eso que queremos sugerirte pequeños cambios que puedes agregar en tu rutina, que se reflejarán en mejoras en tu cuerpo y condición física.

Aunque desees tener grandes cambios lo más rápido posible, estos hábitos son progresivos, es decir, demandarán que seas disciplinado y que realmente los adoptes como parte de tu rutina y estilo de vida.

Dicho esto, es hora de que te compartamos 6 consejos concretos que te ayudarán a vivir saludablemente y disfrutar todos los beneficios que esto conlleva.

¡Sigue leyendo!

1. Deja atrás el sedentarismo

El sedentarismo solo le trae problemas a nuestro cuerpo. Por esta razón es conveniente hacer ejercicios y mantener una vida activa.

¿Cómo lograrlo? Puedes empezar por inscribirte en un gimnasio, pues hacer ejercicios en grupo y con la ayuda de instructores y entrenadores es muy favorable para los principiantes.

Si no puedes o no te gusta esta alternativa, ¡no te preocupes! También tienes la posibilidad de hacer ejercicio al aire libre, como las clásicas caminatas en plazas, parques y otros espacios abiertos.

En el caso de las caminatas, son muy buenos ejercicios aeróbicos, que te ayudarán a mantener tu organismo fuerte y sano, así como a bajar de peso, reducir el estrés y prevenir enfermedades.

2. Cuida tu alimentación

Con este punto no queremos que te vuelvas obsesivo contando cuantas calorías vas a ingerir en cada comida. Simplemente se trata de lograr una alimentación balanceada que incluya frutas, vegetales, fibras, carnes blancas, legumbres y mucha agua.

Esta última parte es clave, porque tomar agua te ayudará con el cuidado de la piel, la eliminación de la fatiga y la prevención de dolores de cabeza y migrañas.

Incluso, mejora el sistema inmunológico y reduce el riesgo de padecimientos cardíacos, así como de indigestiones y enfermedades severas como el cáncer.

Por supuesto, también tienes que controlar el consumo de grasas saturadas. Ojo, se trata de controlar, no de eliminarlas completamente de tu organismo. La idea es que busques el equilibro en tu forma de alimentarte y que tengas conciencia de qué te conviene y qué debes moderar.

Ahí es donde tu médico será de gran ayuda y te ayudará a saber cómo se encuentran tus valores de salud y formular tu dieta con base en eso.

3. Evita fumar

Fumar puede causar ataques cardíacos, derrames cerebrales y distintos tipos de cáncer y bronquitis.

Por suerte, fumar es una de esas causas de muerte y enfermedad que tenemos la posibilidad de prevenir. Requiere mucho esfuerzo y fuerza de voluntad, está claro, pero vale la pena si lo que quieres es sentirte bien y saludable por muchos años.

Recuerda que mientras más tiempo pases fumando, más secuelas tendrás que enfrentar en el futuro, así que no postergues más la decisión de dejarlo.

Si eres fumador, visita a tu médico para tener un diagnóstico de tu estado de salud, y escucha y cumple sus recomendaciones.

4. Dúchate con agua fría

Los baños con agua fría son vigorizantes y te ayudan a despejar tu cerebro, refuerzan el sistema inmunológico y controlan el estrés y la ansiedad.

Sé que suena algo aterrador, pero no te preocupes, no estamos diciendo que te tomes un baño completo de agua fría. Con unos 30 segundos de agua fría al día es suficiente para disfrutar de estos beneficios. ¡Hazlo cuando estés por salir de la ducha!

Por supuesto, procura no seguir esta práctica en épocas de frío. ¡Cuídate de los resfriados!

5. Mantente en tu peso ideal

El exceso de peso es un problema que tiene gran parte de la población y puede fomentar el desarrollo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, problemas de presión y diabetes.

Por otra parte, la falta de peso tiene relación directa fatiga, baja resistencia, depresión y algunas otras enfermedades.

Todas estas patologías se pueden evitar si mantienes una alimentación balanceada, que controle tu peso en el nivel ideal.

6. ¡Duerme suficiente!

Poder tener por lo menos 7 u 8 horas de descanso de calidad durante cada noche es algo clave cuando hablamos de cómo llevar un estilo de vida saludable.

Cumplir con las horas de sueño necesarias es la base de todos los buenos hábitos, ya que no dormir el tiempo recomendado puede afectar de forma negativa tu estado de ánimo, temperamento e, incluso, tu capacidad de concentración en tus tareas cotidianas.

Sumado a esto, no dormir bien tiene repercusiones directas en el cuerpo y la alimentación.

Aprovechar las horas de sueño permite que tu mente y tu cuerpo se sobrepongan a la perdida de energía y desgaste que generó el día de trabajo. Cuando no lo haces, es muy posible que te sientas agotado, débil y, en general, sin ganas de cumplir con tu rutina.

¡Comienza a vivir de forma saludable!

Ahora que conoces estos consejos, vale la pena resaltar que lograr un estilo de vida saludable solo depende de ti. ¡Ten disciplina y verás los resultados!

Por último, cuando se trata de cómo llevar un estilo de vida saludable, es importante que no olvides acudir al médico con frecuencia, incluso aunque te sientas "bien".

Los chequeos preventivos, al menos un par de veces al año, son fundamentales, ya que te permiten detectar a tiempo amenazas para tu cuerpo y organismo, y así atacarlas en el momento indicado.

También es buena idea acudir a nutriólogos o nutricionistas, quienes están ampliamente capacitados para indicar regímenes alimencios adaptados a las necesidades de cada persona.

¿Te resultó interesante este artículo? Si necesitas que te aclaremos alguna inquietud o duda, ¡escríbenos en la casilla de comentarios! ¡Nos encantaría ayudarte!

Compartir

Equipo Editorial Sofía

Queremos cambiar la manera en la que cuidas tu salud.

Suscríbete a nuestro Blog