Conoce cómo funciona un seguro de salud vs. uno de gastos médicos mayores

Equipo Editorial Sofía

mayo 29 2020

Seguramente más de una vez te han ofrecido seguros de salud y seguros de gastos médicos mayores. Y, con esto, te han surgido dudas de cómo funcionan, si te conviene o no adquirir uno y qué opciones tienes para elegir.

Explorar las características de cada uno te permite conocer cuál tipo de seguro es el que se adapta mejor a tus necesidades e incluso ahorrar.

Por eso, a continuación te presentamos cómo funciona un seguro de salud en comparación con uno de gastos médicos mayores, ¡no te lo pierdas!

Primero, ¿qué es un seguro?

Un seguro es un contrato en el que la empresa que lo ofrezca se compromete a pagar los gastos económicos que surjan de un bien o una persona, a cambio de un pago de una cantidad fija acordada por ambas partes en concepto de prima u otro tipo de pago.

Entonces, podemos decir que se trata de un acuerdo con una empresa (la aseguradora) para que esta responda (al asegurado) por los costos asociados a una situación determinada.

Te preguntarás cómo ganan las aseguradoras. La respuesta es simple: ganan cuando el asegurado no hace uso del seguro, ya que, como dicen, el seguro es de esas cosas que compras, pero no quieres utilizar. Funciona como un respaldo en caso de algún contratiempo.

Contratar un seguro es inteligente si pensamos en los riesgos y costos. Un ejemplo es cuando chocas tu auto: de no tener seguro tendrías que pagar bastante para arreglarlo, pero si cuentas con un seguro, la empresa asumirá parte o la totalidad del costo de la reparación.

Dentro de los seguros, es importante considerar las coberturas (el monto por el que responderá la empresa aseguradora). Estas dependen de los costos y alcances de nuestra póliza de seguro.

Para que conozcas más del mundo de los seguros, a continuación te presentamos algunos de sus tipos en el área de la salud:

Seguro de gastos médicos mayores

El seguro de gastos médicos mayores es un contrato que te ayuda con imprevistos y que te brinda seguridad financiera para hacer frente a gastos médicos producidos por un accidente o una enfermedad. Su objetivo principal es no generar un desequilibrio económico para el comprador del seguro y su familia ante la necesidad de hacer un gasto médico muy grande.

Sin embargo, un seguro de gastos médicos mayores contempla ciertas cláusulas que es muy importante considerar, como: tiempo de espera para cubrir ciertas enfermedades y el pago de primas, copagos, coaseguros, deducibles, etc.

Seguro de salud

El seguro de salud, a diferencia del de gastos médicos mayores, no responde sólo a imprevistos. Al contrario, su intención es conservar y mantener la salud mediante la prevención, el tratamiento y la consulta oportuna de profesionales de la medicina.

En resumen, este seguro cubre las consultas médicas, exámenes, estudios, pruebas, revisiones preventivas, rehabilitaciones y, en algunos casos, medicamentos para el tratamiento de enfermedades graves o accidentes, al igual que uno de gastos médicos mayores.

Este tipo de seguro ofrece grandes ventajas, ya que acompaña al asegurado desde enfermedades comunes (como la gripe) o accidentes leves que pueden ser relativamente frecuentes en nuestra vida diaria.

¿Cuál es la diferencia?

Mientras el seguro de gastos médicos mayores busca cubrir imprevistos y gastos en la recuperación de la salud una vez que se presentó un imprevisto, un seguro de salud se enfoca en mantener el buen estado de la salud de los asegurados.

Los gastos y las cláusulas, por tanto, son diferentes en cada uno, y dependen de los riesgos que asuma la aseguradora.

Por un lado, las cláusulas para hacer válido un seguro de gastos médicos mayores siempre serán mayores y más complejas que las de un seguro de salud.

Por otro lado, el costo de un seguro de salud puede ser mayor en comparación con uno de gastos médicos.

Como contexto, debes saber que los seguros son poco adquiridos en nuestro país y entre estos, es más común que las personas adquieran uno de gastos médicos mayores.

Si nos ponemos a pensar, es normal. Los seguros de gastos médicos mayores son los más promocionados porque, en general, es más difícil que se hagan válidos debido a sus cláusulas y porque conllevan menores riesgos financieros para las aseguradoras (pues nadie quiere hacer uso de ellos).

Y aunque sea menos popular, el seguro de salud es un producto que pudiera resultar mucho más atractivo para la mayoría de las personas. Esto es porque aunque a veces puede tener costos de inicio más altos, ayudan a prevenir problemas de salud más graves a futuro.

Además, permite darle seguimiento a tu salud y tratar enfermedades que, aunque pueden no representar un golpe fuerte a nuestra economía, pueden afectar nuestras finanzas de manera continua y sostenida.

Por ejemplo, si eres una persona que sufre de enfermedades respiratorias constantemente y a causa de eso acudes la médico, por lo menos, 2 o 3 veces al año, sabrás que son gastos que afectan tu economía. En cambio, si cuentas con un seguro de salud, estos gastos podrán disminuir.

En conclusión...

Un problema de salud puede impactar directamente tu vida de muchas maneras; por eso, nunca está de más ser precavidos y estar preparados para cualquier situación que pueda presentarse. Tener seguimiento y control de tu estado de salud te permite, además, tener una mejor calidad de vida en el presente y el futuro.

Así que, tomando en cuenta el sabio refrán que seguramente conoces: "más vale prevenir que lamentar", contratar un seguro puede ser una gran idea que termine protegiendo tus finanzas y las de tu familia.

¿Qué opinas de todo lo que leíste en este artículo? Queremos saber lo que piensas sobre el tema y nos encantará ayudarte con cualquier duda que tengas, así que, ¡esperamos tus comentarios!

Compartir

Equipo Editorial Sofía

Queremos cambiar la manera en la que cuidas tu salud.

Suscríbete a nuestro blog