Descubre cómo cambiar hábitos para tener una vida más saludable

Equipo Editorial Sofía

abril 20 2020

¿Cuántas veces has intentado cambiar un comportamiento que realizas de forma constante y fracasado en el intento? Saber cómo cambiar un hábito es difícil, pero también muy importante, ya que si algo nos define como personas ante el mundo, son precisamente esas acciones que realizamos todos los días.

Si estás leyendo esto, es porque seguramente tienes como meta construir un hábito positivo o modificar ese comportamiento que tantos dolores de cabeza te ha dado últimamente. Sabemos que como seres humanos, siempre buscamos ser mejores y a veces nos falta un plan o estrategia para lograr esos cambios para mejorar nuestra vida.

A continuación, te presentaremos precisamente eso, un plan compuesto por una serie de pasos que puedes seguir y te ayudará a lograr cambiar o construir ese hábito que quieres para ti.

Primero, ¿cómo surge un hábito?

Bueno, seguramente has escuchado la frase del escritor Charles Dickens que menciona al ser humano como un animal de costumbres donde, hasta cierto, punto tiene razón.

Un estudio realizado por la Northeastern University de Boston menciona que al estudiar los movimientos de 100 mil personas durante un periodo de 6 meses, las personas se limitaban a ir y volver de un número reducido de lugares.

Si lo piensas, es normal. Como personas nos atrae la seguridad de saber dónde estamos y qué es lo que hacemos. Muchos dirían, incluso, que le tememos al cambio y, si reflexionamos un poco, estas dos afirmaciones son las base de los hábitos y su cambio.

Un hábito, de acuerdo a la Real Academia Española, es: un modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas. Esto significa que estos se construyen a través de la consistencia con la que repitamos la acción hasta que se vuelva inconsciente.

Es precisamente por esto que los hábitos pueden ser tan beneficiosos como peligrosos, ya que al realizar una acción de manera constante e inconsciente puede generar grandes perjuicios a nuestra salud.

Un caso muy común es la automedicación, por ejemplo, que consiste en consumir un medicamento por indicación propia que nos ayude a atender una dolencia o enfermedad. Sin embargo, muchas veces la esta práctica atiende los síntomas de la enfermedad y no el fondo del asunto, lo que podría llevarnos a complicaciones.

Por el contrario, un caso donde la construcción de un hábito puede ayudarnos en nuestra vida diaria es en la organización de nuestro tiempo. Si tomamos ciertos comportamientos de planeación y organización, muy probablemente logremos obtener más horas libres para disfrutar con la familia e incluso menos estrés laboral.

Ahora ya sabes qué es lo esencial de un hábito, te daremos una serie de pasos para que cambiarlos no te sea tan complicado.

¿Cómo cambiar un hábito?

Como ya lo mencionamos, la clave en el cambio o construcción de hábitos es la disciplina y constancia con la que se realizan, por ello, te presentaremos 4 consejos para lograrlo.

I. Establece metas realistas

El primer paso de cualquier logro que queramos alcanzar es definir esa meta. Nada se construye sin rumbo o lugar de llegada.

Sin embargo, es tan importante poner metas como construirlas de manera realista y consciente: mientras más posible sea la meta que pongamos, más probable será que logremos alcanzarla.

¿Cuántas veces nos hemos puesto metas como bajar 5 kilos en una semana? O, ¿correr un medio maratón en un par de semanas? Siempre debemos estar motivados, pero nunca debemos dejar que esa motivación nos lleve a auto-sabotearnos, ya que al sentir que fracasamos en los objetivos, es muy fácil retirarnos de la contienda.

Construye metas creíbles, inspiradoras y realistas. Ese es el primer paso en la generación de un hábito saludable.

II. Crea tu plan de acción

Ya que establecimos la meta, es momento de establecer los pasos y acciones que haremos para cumplirla, que por lo regular, serán los hábitos que queremos formar.

Es decir, si queremos construir un edificio, primero debemos aplanar la tierra, después poner los cimientos, construir las bases y seguir una serie de pasos hasta que tengamos construido el edificio.

Aquí es lo mismo, ¿quieres mejorar tu salud? Come bien y asiste al gimnasio 3 veces por semana. ¿Quieres un ascenso? Llega temprano y cumple en tiempo y forma con las tareas que tienes que hacer.

En la medida en la que vayas cumpliendo las pequeñas tareas verás como poco a poco se dan los resultados que esperas. Asimismo, vas a notar la motivación de seguirlas realizando y convertirlas en hábitos para tu vida.

Algo que puede ser de gran utilidad en este punto es el uso de recordatorios, ya que además de ayudarte a mantener presente qué comportamientos debes seguir, te permitirán medir tu nivel de avance de acuerdo al cumplimiento que logres.

III. Sé precavido con tu plan de acción

Al realizar estas acciones, también debemos de ser cuidadosos con la forma en que las cumplimos. Recuerda, un elemento muy importante en tener éxito es ser realistas y ser conscientes de los esfuerzos que se pueden lograr.

Por ejemplo, ¿cuántas veces no hemos querido seguir una dieta, pero reducimos a la mitad nuestro consumo? O, ¿cuántas veces hemos ido al gimnasio y hecho tanto ejercicio en todos los aparatos para al otro día no poder levantarnos de la cama?

Grandes logros se construyen de pequeñas acciones, por eso debes ser consciente de tu cuerpo y hacer los esfuerzos que te permitan ser constante en el cumplimiento de tus hábitos. Todo con medida.

IV. Esto solo es un paso

A veces creemos que un solo cambio en nuestro día a día va a cambiar por completo nuestra vida y eso no es del todo cierto.

Para modificar un estilo de vida se requiere estar dispuesto a hacer diversos cambios en muchas de nuestras acciones.

En resumen, un hábito va a cambiar una parte de tu vida, pero no toda. En la medida en la qué generes más hábitos y que estos hábitos sean constantes, lograrás marcar un nuevo estilo para tu día a día.

¡Es momento de cambiar tus hábitos!

Eso es lo que debes tener claro al realizar acciones y establecer metas: una meta será ese cambio de vida que quieras lograr, una acción es ese hábito que realizarás para lograrlo.

Como puedes ver, el cambio en los hábitos tiene que ver mucho con la constancia y el notar logros. ¿Qué opinas al respecto? ¡Queremos saber tu opinión. Déjanos un comentario!

Compartir

Equipo Editorial Sofía

Queremos cambiar la manera en la que cuidas tu salud.

Suscríbete a nuestro blog